Aceite de Hígado de Bacalao* 550 mg (con un contenido min. de 100 mg Omega 3 / 40 mg EPA / 45 mg DHA / 90 μg Vit. A [11,25%VRN] / 1,0625 μg Vit. D [21,25%VRN]) y Vitamina E (d-alfa tocoferol) 15 mg (10 mg Vit. E = 83,33%VRN). Cobertura de gelatina y glicerina. *Alérgeno (contiene derivado de pescado).
Tomar de 3 a 4 perlas al día, durante las comidas.
110 perlas
No incrementa el nivel de Vitamina D en la leche materna. Pese a todo, las mujeres embarazadas no deben consumir grandes dosis, ya que en exceso puede aumentar el riesgo de padecer hipertensión gestacional.

Hígado de Bacalao

El aceite de hígado de bacalao tiene propiedades muy variadas, esta sustancia contribuye al normal y correcto funcionamiento del sistema inmunitario, así como al desarrollo del cerebro o la vista y también reduce el riesgo de sufrir problemas cardíacos.

110 perlas de 721,41mg

El aceite de hígado de bacalao tiene propiedades muy variadas, esta sustancia
contribuye al normal y correcto funcionamiento del sistema inmunitario, así como al
desarrollo del cerebro o la vista y también reduce el riesgo de sufrir problemas
cardíacos.
Es una fuente natural de vitaminas, concretamente de vitamina A y D.
La vitamina A fortalece el sistema inmunológico. Aporta defensas y reduce el riesgo de
contraer toda clase de enfermedades.
La vitamina D favorece la protección y salud de los tejidos, ayudando de esta manera a
mantener las uñas en perfecto estado. Además, reduce los síntomas de ansiedad e
incluso de depresión de manera leve, esto es gracias a que la vitamina D se une a los
receptores celebrarles impulsados a que liberen hormonas como la de la serotonina.
También es un gran aliado a la hora de combatir los problemas de artrosis y es bueno
para la diabetes, todos estos beneficios del aceite de hígado de bacalao están
asociados a su alto contenido en Omega 3. Los ácidos grasos omega 3 son muy
recomendables para la salud puesto que reducen el colesterol y la presión arterial,
consiguiendo así reducir las posibilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares.
Estos ácidos grasos además de en el aceite de hígado de bacalao, lo podemos
encontrar en otros alimentos como las nueces u otra gran variedad de pescados.