Por dosis diaria (1 cápsula): Fucus polvo* 200 mg, Fucus e.s. (7:1, 0,1% yodo) 150 mg y antiaglomerantes (estearato de magnesio y dióxido de silicio). Cápsula vegetal (hipromelosa y dióxido de titanio). *Alérgeno (puede contener trazas de moluscos, crustáceos y pescado).
Tomar 1 cápsula al día, después de la comida.
60 cápsulas.
No es recomendable para todas las personas, debido al alto contenido en yodo. No recomendado durante el embarazo y para personas con trastornos del tiroides e hipertensión, así como para personas con problemas de sangrado o que vayan a tener una cirugía próximamente.

Fucus

Actúa como diurético

Cada cápsula aporta 1.250mg

El yodo del fucus puede llevar a la pérdida de peso o, al menos, a su control. Esta alga es aconsejable también si quieres reducir los antojos que tienes con la comida, ya que posee un alto contenido de minerales. Además, posee la capacidad de eliminar el apeti­ to y tiene un efecto saciante. Además, nos ayuda a aumentar el gasto energético, una cualidad que potencia la pérdida de peso con mayor facilidad . Es de gran utilidad para aquellas personas que sufren fatiga de manera habitual, padecen estreñimiento o retención de líquidos.

El fucus capta agua cuando lo consumes, esto contribuye a que en el estómago aumente unas cinco veces. Aunque ingieras una cantidad pequeña, obtendrás una sen­sación de estómago lleno.

La falta de yodo es la causa más frecuente por la que se puede sufrir hipotiroidismo. De esta manera, la ingesta de esta alga marina, muy rica en yodo, contribuye a regular­lo.

8,50